DELIRIO 6: OJEANDO EL TIEMPO

A veces el destino nos quita del presente algo que pensábamos estaría con nosotros en un futuro… En un por siempre… Y ese presente se vuelve pasado… Y llega un día que ya no duele… Y ojeas ese pasado desde el presente… Y te das cuenta que el destino no te ha castigado… Y pensarás… Tal vez… Gracias destino por cuidar mi destino… Por quitarme del pasado algo que en el presente, no tendría futuro… 

M.L.G '11

2 comentarios:

Rosa dijo...

Lo peor es seguir pensando que el destino sí te castigó, y es entonces cuando no le dejas cuidarte nada, ni elegir tu suerte o tu futuro. Lo reduces a la mínima expresión y piensas: "no eres tú quién debe decidir, porque dejarte hacerlo es como abandonarme a mí misma".

Mónica dijo...

Pues si Rosa... Tienes toda la razón :) Gracias por tus palabras y tu reflexión :) Besos!