DÉJAME...

Déjame… Mirarte… Con esa mirada asombrada como la de quien descubre un ángel… Con la sensación de un amanecer sobre la piel… Impregnándome de calma al contemplarte…

Déjame… Abrazarte… Un abrazo sin dilación ni tregua… Con un sentir que mi corazón degusta,  asusta y reajusta… Hasta hacerme experimentar, que sin abrir los ojos puedo observarte…

Déjame… Besarte… Besar como quien intenta detener el tiempo en ese instante… Y curiosea de soslayo el momento, el muy cobarde… Pues sabe que intento detenerlo, al divisarte…

Déjame… Mirarte… Verme en tu mirada… Que veas tu imagen en la mía asomada… Sin tu sonreír no soy nada y la nada es todo sin tu mirada… Déjame… Mimarte… Quererte… Cuidarte…

Déjame ser un todo… Déjame ser una parte…

M.L.G '11

2 comentarios:

María José Rubiera dijo...

¡Exquisitos versos!
Me han calado hasta lo más profundo del alma.
Besos, y feliz inicio de semana, querida amiga.

OZNA-OZNA dijo...

esta asturiana amiga te da infinitas gracias por concedernos el honor de ser testigos de tus bellas,magicas y sensibles letras, un besin muy muy grande magna Poeta.